Londres 2.011 - 08 de agosto. Escapada a Windsor

Nuestro último día en Londres optamos por ir a visitar Windsor. El tren lo podíamos coger en la cercana estación de Waterloo y en unos 50 minutos llegaba a la ciudad donde la familia real pasa los fines de semana.


Estábamos en la estación antes de las 9, pero al andar justos de tiempo compramos los billetes para el primero que salía en horario off-peak que además salía bastante más barato.







Llegamos a la ciudad, e inmediatamente se ve el castillo, pues el chaletito de la Reina de Inglaterra es inmenso. Sales de la estación siguiendo la calle que ves al frente y vas bordeando las murallas hasta que llegas al centro de la pequeña ciudad donde está situada la estatua de la reina Victoria en una pequeña plaza. Subiendo por esta calle, observamos los conocidos topes que antiguamente se usaban para que los carruajes no se fueran calle abajo. En la plaza giras a la izquierda y subiendo esa calle se llega a las taquillas. Organizadas con cola única, en breves minutos teníamos las entradas. Al volver del viaje, leyendo el foro, me enteré de que puedes sacar en la estación de tren un pack que incluye tren mas entrada a mejor precio. Comentar que si a la salida sellas la entrada, es válida para poder regresar durante un año. En el recinto de las taquillas hay una gran foto donde se puede ver todo el complejo del castillo.












Entramos y pasando por la puerta de San Jorge llegamos a uno de los patios principales, donde está la capilla del mismo nombre. Es iglesia Capitular de la Orden de la Jarretera. Recomendable su visita interior, pues es muy bonita. No dejan hacer fotos, lástima. En la siguiente foto podemos ver el emblema de la orden.




Un poco de información de esta orden, sacada de la Wikipedia, cuya sede está en el castillo de Windsor:


“La Nobilísima Orden de la Jarretera es la orden de caballería más importante y antigua del Reino Unido, fundada en 1348 por el rey Eduardo III. Es considerada el pináculo en el sistema de honores de Gran Bretaña.

La membresía a la orden es muy limitada. El monarca y el Príncipe de Gales son siempre miembros junto con 24 hombres o mujeres. Los miembros masculinos son conocidos como los Compañeros Caballeros, y los miembros femeninos son conocidos como las Señoras Compañeras (no «Damas», como en la mayoría de las otras órdenes de código de caballería británicas).

La orden también incluye miembros supernumerarios o extras, llamados Caballeros y Damas Reales (miembros de la Familia Real Británica) y Caballeros y Damas Extranjeros (monarcas de estados extranjeros).

El anuncio de nuevos miembros se realiza siempre el 23 de abril, en el día de San Jorge, siendo éste el santo patrono de la Orden y de Inglaterra. El príncipe Guillermo de Gales fue la última persona en convertirse en Caballero de la Orden, cuando la reina Isabel II lo nombró su miembro número 1.000 en 2008.”


Al salir de la capilla, estuvimos viendo el cambio de guardia que se hace en uno de los patios que ya había comenzado. Es mas opulento que el de la Torre de Londres, con una banda que interpreta melodías militares mientras ocurre la ceremonia, aunque mucho mas sencillo que el que se realiza en Westminster.






Al terminar, seguimos recorriendo las instalaciones del castillo, llegando a la zona donde se encuentran los aposentos reales, las galerías de pintura y uno de los lugares más visitados del complejo: la casa de muñecas de la reina María, modelo a escala 1:12 de una residencia de principios del siglo XX. Hasta el más mínimo detalle está cuidado al máximo en esta reproducción; incluso las botellas de los estantes están llenas de los líquidos correspondientes a las etiquetas.


En el patio de acceso a este sector del Palacio hay dos colas, dependiendo de si quieres visitar sal pequeña sala donde está la casa de muñecas o no. Como la cola era bastante era bastante corta nos metimos a intentar ver la maqueta. Limitan la entrada pues la sala es muy pequeña y la gente se para bastante a comprobar los pequeños detalles. Al salir de esta sala pasas a donde entrarías si hubieras tomado la otra cola.


Estuvimos un rato viendo las salas, salimos de nuevo al patio central observando los bonitos jardines a los pies de la torre redonda. y se nos despertó el hambre.




Se había hecho la hora de comer y decidimos dar por visto el castillo y salir a buscar donde aliementarnos. Llevábamos impreso un cupón por el que en una cadena de restaurantes italianos (Zizzi) nos hacían el 25 % de descuento en todos los platos que pidiéramos. Habíamos visto que el local estaba en la calle de acceso al castillo desde la estación, frente a las murallas.


Pedimos unos Gnocchi y unos calamares al centro, y luego unos rigatoni de pollo, una pizza calzone picante, y dos lasagnas. Con dos aguas grandes y cafes nos salió por 50 £ con el descuento ya realizado




Después de la comida nos dedicamos un rato a deambular por la zona comercial de la ciudad, unas pocas calles llenas de tiendas y una antigua estación donde hay varios locales para tomar algo. Una zona muy ambientada, con mucha gente.


Visitamos la famosa casa torcida situada al lado del Ayuntamiento, la Market Cross House. Esta casa estaba en los terrenos que la reina se empeñó en situar el Ayuntamiento, por lo que desmontaron la casa y la volvieron a construir a su lado en 1.687, pero con madera defectuosa por estar todavía verde, por lo que pasado un tiempo empezó a inclinarse. Se dice que en su sótano hay un pasadizo secreto (ahora tapiado, por supuesto) que la conecta con el castillo. Actualmente es un salón de té. No es la única casa defectuosa de la ciudad, pues al lado del restaurante donde comimos pudimos ver otra.






Cruzamos el río Thamesis para dirigirnos al colegío de Eaton, también situado en Windsor. Es uno de los colegios más prestigiosos del mundo  y  por  el  que  han  pasado  decenas  de  personalidades  políticas  del  Reino  Unido.  Los  “Old  Etonians”, nombre por el que se conoce a los antiguos alumnos del colegio, es un lobby de suma importancia en el Reino Unido, incluyendo a personalidades de la talla del Primer Ministro David Cameron.


Fue fundado en 1440 por el Rey Enrique VI para proveer educación gratis a 70 estudiantes pobres  que luego continuarían su educación en la Universidad del Rey en Cambridge. La vida en los primeros días era severa; las ratas corrían libremente y los niños tenían que lavarse afuera usando solamente agua fría. Hoy en día, la escuela es una de las más exclusivas en todo  el mundo y educa a aproximadamente 1.280 niños con edades de entre 13 y 18 años.  Eton ha educado a 18 antiguos primeros ministros británicos. Los príncipes William y Harry eran estudiantes aquí. El uniforme tradicional de la escuela se remonta a los años de 1850, todavía consta de un frac y un chaleco negro y unos pantalones de rayas.


Una vez cruzas el puente, la calle que continua termina en la zona donde está el colegio. También se pueden ver bonitas vistas del castillo.






El Colegio consta de varios edificios, y no se permite la entrada a ninguno de ellos a visitarlos. Hay dos visitas diarias en los meses de verano, guiadas y en inglés. Pero nosotros llegamos tarde pues creo recordar que la última era a las dos..








Volvimos sobre nuestros pasos hasta la estación de  ferrocarril, y llegamos a London Waterloo sin novedad.


Por la noche nos encaminamos a intentar cenar en el restaurante español que habíamos estado el día antes y estaba cerrado. Se llama Mesón Don Felipe, en el nº 53 de la calle The Cut. Después de tanto oriental, nos dimos un festival de bravas, boquerones, calamares, chipirones, choricitos, etc. todo muy bueno y precios comedidos para lo que es Londres (en su web están los precios). Local bastante lleno aunque Héctor, el chico que nos atendió -amabilísimo-, nos comentó que habíamos tenido suerte pillando mesa sin reservar, pues ese día al no haber función de teatro no estaba lleno a rebosar (cosa que según parece sucede antes y después de cada sesión. El teatro es el que he relatado en la etapa del día 03 de agosto, The Old Vic.


Al terminar la cena, Héctor nos pregunta de qué parte de España éramos. Resultó que su novia, que trabaja en la cocina del local, es de un pueblo a 15 km. del mío. Salió de la cocina y que alegría se llevó la chica. Muy simpática, estuvimos charlando un rato con ellos hasta que nos comentaron que habían dicho que a diez minutos de allí se estaban repartiendo de lo lindo. Coincidimos en nuestra estancia en Londres con la semana de los disturbios, de los cuales se informó mucho mas aquí que allí. Optamos por despedirnos y volver al hotel, que era en dirección contraria al lio. Al final, luego de leer las noticias sobre tema aquí en España, resulto que no era cierto.




Era nuestra última noche en Londres. Al día siguiente tocaba la vuelta a casa.


Información adicional:

Castillo de Windsor           Windsor ciudad (inglés)           Market Cross House (inglés)

 Mesón Don Felipe (inglés)

Eton College:

Página web oficial (inglés)           Wikipedia

No hay comentarios:

Publicar un comentario