Reapertura restaurante Vaixell, La cañada. Verano 2.015

Vaixell, el restaurante del cocinero Tomás Montán, que cerró a finales de 2.013, reabre sus puertas este verano 2.015. Un local que visité en un par de ocasiones anteriormente y me apetecía volver de nuevo en esta nueva etapa.


Situado en la C/30 nº 34 (el nombre de la calle es un número) muy cerca de la estación de Metrovalencia, ocupa un edificio  de la década de los 30 del siglo pasado que simula un buque, de los primeros que se construyeron en La Cañada, a 10/15 minutos en coche de Valencia.



Encontramos una carta basada en tapas y algunos platos como principales, intentando adaptarse a los tiempos actuales. Apreciamos en varios de ellos notas de cocina peruana, de la que Tomas es seguidor. A mediodía de martes a domingo encontramos un menú compuesto de primero, segundo, postre o café, 1 bebida y pan al precio de 10 €


Dispone de una terraza para poder disfrutar de las cenas "a la fresca", aunque al ir al mediodía optamos por comer en el interior donde encontramos las mesas distribuidas por las distintas habitaciones de la planta baja.


El menú constaba de 3 aperitivos a elegir uno y dos principales a elegir uno. Al ser tres los comensales, cada uno pidió uno distinto y así conocer más propuestas.

Mientras llegan los primeros, un plato de "cacau del collaret". En un tipo de cacahuete pequeño, autóctono, muy sabroso, con solo dos granos por vaina, tradicional de la zona de la Comunidad Valenciana.


Una ración de ensaladilla, como no !!!, que pedimos fuera del menú. Llegó con el servicio de pan, tostado y con aceite por encima.



Tomate. Con ajo, sal y aceite. Nada más. Este plato destaca por la calidad del producto. Se presenta desnudo, sin vestir ni maquillar.


Morro de cerdo con salsa criolla. Buena fritura, acompañado de una combinación de cebolla tierna, aji, cilantro y lima, intentando aportar frescura. Un acompañante bastante típico en la cocina peruana


Pulpo seco. Esencia del Mediterráneo... Al igual que el tomate, destaca por el producto.


Como principal, Jurel en aderezo de limón picante. Otro guiño a la cocina allende el Atlántico. Pescados de pequeño tamaño fritos, con un acompañamiento parecido al criollo, aunque aquí encontramos piparras y el sabor del limón más marcado.


Café. Para beber unas cervezas y agua. No tomé vino por tener que conducir.


Un rato de tertulia con Tomás hablando de gastronomía, al finalizar el servicio, remató el menú.

Mucha suerte en esta nueva etapa!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario