Mini cocas de sardinas.

En casa gustan mucho las sardinas en salazón, y el otro día en el super estaban a buen precio (4 unidades grandes por 1€).

Las preparé de dos maneras. Unos lomos con tomate, cebolla y calabacín. La otra mitad, imitando (de forma muy amateur) una receta que hemos disfrutado en La Sequieta de Alacuàs, con cebolla caramelizada a la reducción de Pedro Ximenez y puré de manzana.



Intentando ahorrarme trabajo, compré estos dos últimos ingredientes en una tienda especializada.


Lo primero de todo es limpiar bien las sardinas para sacar los lomos, quitándoles todas las vísceras, escamas, piel si se quiere, etc. Con unas pinzas sacar todas las espinas que podamos, pues la sardina tiene muchas. Hay que pasarlas por el agua lo menos posible, mejor nada. Nos podemos ayudar de papel de cocina. Las ponemos en aceite para conservarlas. Esto lleva un rato de trabajo, pero cuanto mejor lo hagamos el resultado a la hora de comerlas será más satisfactorio.



Para seis unidades extendemos y cortamos una base de pizza fresca de las empaquetadas en tiras de aproximadamente 14 x 4 cm., para que sean un poco más grande que los lomos del pescado. Las ponemos en la bandeja de horno con papel sulfurizado bajo ellas. La mitad las pinchamos con un tenedor para que no se inflen al hornear. En las otras cuatro ponemos tomate tamizado sobre la masa, pizca de sal, hierbas aromáticas, terminando con unas rodajas de calabacín y cebolla. Espolvoreamos queso parmesano rallado sobre estas.



Con el horno precalentado a 250º, situamos la bandeja en la parte de bajo con calor solo por esta zona como cuando hacemos pizza, manteniéndolas entre 10 y 12 minutos. Cuando veamos que están en su punto, retiramos.

En el caso de las que van con tomate y verduras, solo nos faltaría colocar el lomo de sardina por encima. Las tiras que tenemos sin nada, ponemos primero una capa de la reducción de cebolla y sobre ella otra capa del puré de manzana, terminando con el lomo de sardina. Como tenía una tira sobrente, la puse solamente como tomate, hierbas y queso rallado. Crujiente.


Presentar... y a comer.


Si queremos ahorrarnos trabajo, podemos comprar unas sardinas en conserva de buena calidad. Las fotos a continuación son con sardinas a la antigua de Conservas Ortiz (EXCELENTES !!!) y ventresca de bonito.




Buen provecho !!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario