Crucero Bálticos 2.010 - 17/08, Tallinn (Estonia)

TALLINN (Estonia)

Llegada: El Martes día 17 de Agosto de 2.010.
Horario de la escala: de 9:00 am a 18:00 pm. (embarque a 17:30).
Total: 8 y 1/2 horas de visita.

Después del ritual de la ducha y el desayuno, llegaba el día de visitar Tallinn, capital de Estonia. Durante mucho tiempo formó parte de la URSS, aunque en la década de los 90 recuperó su independencia.



El tiempo que de la escala es suficiente para visitar su casco histórico, la ciudad vieja, que es sin ninguna duda lo más turístico.  Tan turístico que hay momentos cuando estás por las calles que rodean la plaza del Ayuntamiento que te recuerdan a Disneyworld Orlando, en concreto a las réplicas de monumentos de todo el mundo que rodean el lago principal en el parque de Epcot (los que lo han visitado saben mejor de lo que hablo), pues la gente va con trajes en teoría acordes a la Edad Media que es lo que quieren representar a los visitantes.

Llegando a puerto

Desembarcamos y habían buses lanzadera a 6 €/persona, aunque optamos por ir del puerto hacia la entrada a la ciudad vieja andando, pues es un paseo totalmente llano de 10 minutos. En el propio puerto había instalado un mercadillo donde poder comprar recuerdos y regalos para la gran beneficiada de nuestros viajes: la nevera. Siempre nos acordamos de ella comprándole algún imán. Precios y artículos muy parecidos a los de la ciudad, por si no quieres ir cargado todo el día.

Muelle de atraque. Coincidimos con el Empress de Pullmantur.



Cartel a la salida del puerto

El camino es poco “turístico” y tras unos 700-800 mtrs. entramos a la Old Town por la puerta de la torre de “Margarita la Gorda”, llamada así por su considerable diámetro ya que fue construida no solo como defensa de la ciudad, sino también para que los visitantes se quedaran impresionados viniendo desde el mar.

De camino a la torre Margarita hay que cruzar las vias del tranvía. Vimos varios bordeando la ciudad vieja.



Puerta de entrada

Una de las luces de la calle Pick









A partir de esta entrada de la puerta de la Torre Margarita, se abren dos calles importantes que van al centro, nosotros seguimos por la calle Pick. Es la calle más larga de la ciudad amurallada, donde habitaban los comerciantes más ricos. Termina en la la Plaza del Ayuntamiento. Antes de llegar a ella pasaremos por varios de los edificios más destacables de la ciudad. Como ejemplo podemos decir el grupo situado en el nº 71 “Las Tres hermanas” o la embajada de Suecia.

Calle Pick

Paseando por esta calle, donde todos los edificios están muy cuidados, observamos que hay uno que destaca por todo lo contario... desvencijado y en estado de abandono. Leemos una pequeña placa que hay, descubriendo que era la sede de la KGB en los tiempos de la ocupación. Están esperando que se caiga por si solo pues les recuerda todo lo malo de la era soviética.


Antigua sede del KGB en Tallinn

Llegamos a la Iglesia del Espíritu Santo, donde se encuentra el reloj público más antiguo de la ciudad (1684).


Al final de esta calle, doblamos a la derecha y nos topamos con la Plaza del Ayuntamiento (Raekoja plast), repleta de gente.




Intentamos ver la farmacia en funcionamiento más antigua de Europa, pero había tanta gente que resultó imposible.


Por las calles que la rodean tenemos un gran número de tiendas y restaurantes, con gente vestida de época intentando llevarte hacia sus locales.


Es curioso ver los carteles que hay avisando a los turistas de la posibilidad de encontrar carteristas por las calles.


Después de visitar esta zona, nos encaminamos hacia otra de las entradas de la ciudad vieja, la Puerta Viru. Nos conectamos a internet con la wifi del Mc Donalds para ver si teníamos e-mails y a continuación nos dirigimos hacía el pasaje de la calle katerina, con sus tiendas de artesanía y el restaurante italiano Controvento.

Puerta Viru

Calle Katerina

Indico el nombre de este restaurante porque cuando estábamos en katerina, empezó a llover a cántaros como en Copenhaguen. Optamos por comer pues aunque era un poco pronto, algo había que hacer y estábamos en la puerta de este restaurante. Os lo recomiendo pues nos salió muy bien de precio. Una ensalada cesar, tres pizzas muy sabrosas, dos cervezas, una gua y dos cafés por 40 €. Se podía pagar en tarjeta y si querías aunque la moneda local es la corona estona, también en euros. Al terminar de comer, lucía el sol. Decidimos subir a la colina de Toompea, donde están las catedrales de  Alexander Nevsky y la de Santa María La Virgen entre otros monumentos.

Puerta de entrada a la calle Pick Lagg

Subida a Toompea por la calle Pick Lagg

La Catedral de Santa María es la principal Iglesia Luterana en Estonia y una de las tres iglesias medievales en funcionamiento. La apariencia de la Catedral es el resultado de mucha reconstrucción actual. La Iglesia original de madera se cree que fue construida en la colina de Toompea en 1219 y fue mencionada por primera vez en 1233. La Iglesia de piedra se inició diez años más tarde. Torres del periodo barroco y varias capillas de épocas posteriores.

Si damos tres pasos de la entrada principal de la Catedral hacia el sur de la nave, encontraremos una gran losa de piedra que dice, "Otto Johann Thuve, propietario de Edise, Vääna y Koonu Ehis graves, 1696 c.e.o.". Del estonio Thuve se sabe que era un tipo especialmente feliz y licencioso, que adoraba las fiestas, el vino, las mujeres y la canción. Pidió ser enterrado en el umbral de la Catedral para que el pueblo que se arrodillase para rezar al entrar en la Iglesia, eventualmente pudiera salvar su alma de sus caminos pecaminosos. A nosotros esto último se nos pasó y no lo vimos.

Santa María

Desde la puerta de Santa María se ve Alexander Nevsky.

Alexander Nevsky. Esta iglesia ortodoxa fue construida en 1900, cuando Estonia era parte del imperio zarista ruso. Esta dedicada al príncipe del mismo nombre que detuvo el avance de los alemanes hacia el este en 1242.

Antes de la construcción de la Catedral, hubo un jardín en el mismo sitio, delante del Castillo de Toompea, con un monumento en memoria de Martin Luthero. La Catedral es la estructura ortodoxa más grandiosa de Tallinn. Sus cúpulas se levantan sobre un alto zócalo de granito finlandés. Contiene el más poderoso conjunto de campanas de Iglesia, formado por 11 campanas, incluida la más grande en Tallin, 15 toneladas. Se puede oír el conjunto completo sonando antes de los servicios religiosos. El interior, decorado con mosaicos y los iconos, vale la pena visitar.

Este monumento al imperio zarista determina el aspecto de la colina, restando unidad al carácter medieval del núcleo histórico. Los nacionalistas estonios no paran de pedir en vano la demolición del edificio.




Para finalizar nuestra visita, fuimos a un mirador situado al final de la Kohtu tänav, donde hay una plazoleta desde donde se tiene una hermosa vista de Tallinn, justo por encima de la calle Pick (Pikk Tänav).


Al fondo podemos ver la parte más moderna de la ciudad


A partir de aquí, todo hacia abajo y en línea recta para regresar al puerto.

Otra preciosa noche en el Báltico


Siguiente escala San Petersburgo, en la Madre Rusia.

Si te quieres descargar nuestro recorrido por Tallinn, pincha en el siguiente  enlace  

No hay comentarios:

Publicar un comentario