Casa Carmina. El Saler, Valencia.

¿Todavía no has visitado Casa Carmina? ¿Que no has estado en Casa Carmina? Y todos me hablaban bien de este restaurante que se encuentra en El Saler desde 1.988, cuando los padres de las actuales propietarias (las hermanas Carmen y María José Batlle) abrieron este local. Desde pequeñas viviendo el mundo de la hostelería, tras terminar sus estudios y la jubilación de sus padres, decidieron hacerse cargo del restaurante. Carmen se decantó por la sala mientras Mª José entró en la cocina. Aunque conocía a las dos de haber coincidido con ellas en varias ocasiones, todavía no había probado su cocina. Ya tocaba visitarlas. 

¿Cual es su filosofía? Trabajar con productos de proximidad, frescos y de alta calidad para realizar una gastronomía valenciana tradicional con platos como el arròs amb fessols i naps, el all i pebre, y variedad de arroces. Platos y recetas tradicionales, sabrosos, que Mª José se encarga de renovar con presentaciones actuales. 


Local bonito, acogedor, me gusta su decoración, con base en pared de azulejo (típico de las casas valencianas de antaño). Ventanales por donde entra la luz natural, vestidas con cortinas que no dejan ver desde el exterior que ocurre dentro. Mesas con mantel blanco impoluto.




Teníamos muy claro que había dos platos que tocaba probar, si o si. Ambos con la anguila de la Albufera como ingrediente principal: fregida (frita) y en all i pebre. Terminaríamos con un arroz, y dejaríamos su afamado arros amb fesols para la siguiente visita.

El menú, tras las sugerencias de Carmen, fue el siguiente.

Aperitivo de la casa, una suave crema de coliflor


- Boquerón marinado con cítricos. Ligeramente "cocinados", textura firme, con un picadillo de tomate y encurtido muy suave en la base.



- Ensalada de tomate valenciano con sardina ahumada, cebolleta a la brasa y picada de frutos secos. Un tomate fenomenal, pura mantequilla en boca, que hace que de un plato aparentemente sencillo un verdadero placer.


- Anguilas crujientes con pasas, ajos y piñones. Sorprendente textura, me recordó a un torrezno. Muy crujiente por fuera, la carne blanda por dentro. Hasta las espinas me comí.


Acompañé el plato, tras recomendación de Carmen, con este amontillado de Barbadillo que le venía como anillo al dedo.


Parte de una caja que han sacado estas bodegas. Al terminar el servicio tuve la ocasión de probar su moscatel.


- Croquetas de pollo. Muy melosas, como se puede ver en la foto.



- All i pebre de anguila. Con un suave toque de canela que me descolocó al principio y luego me resultó muy agradable. Para mojar pan, cosa que por supuesto terminamos haciendo.


 - Como plato principal, una paella de sepia con alcachofas de la que no dejamos ni un grano.



- De postre, una tarta casera de queso gorgonzola con frutos rojos.


- Trufas acompañando el café.


Para beber, además del amontillado, agua mineral y un par de copas de Tobelos 2.012. Monovarietal de Tempranillo de bodegas Tobelos en Briñas D.O. Rioja, con envejecimiento de 13 meses en barrica de roble de diversas procedencias (francés, americano, y centro europeo).


Finalizado el servicio, agradable rato de charla con Carmen y Mª José conociendo más cosas acerca de la historia del restaurante, hablando de la situación de la gastronomía valenciana, y planificando el menú de nuestra siguiente visita...

Recomendable 100 %.

Casa Carmina.
C/ Embarcadero, 4.
El Saler, Valencia.
Telf. 961 830 254

No hay comentarios:

Publicar un comentario