Restaurante Apicius, Valencia. XIII encuentro "Atrapaos". Septiembre 2.016

Nueva reunión del grupo que formamos los "Atrapaos", en esta ocasión para disfrutar del menú especial diseñado por Enrique Medina (cocina) e Yvonne Arcidiacono (sala) para celebrar el 9º aniversario de la apertura de su local de la calle Eolo nº 7 en Valencia.


Propuesta que repasa la trayectoria del local durante estos años, recordando algunos de los platos que más han gustado a sus clientes. Un menú donde podemos disfrutar de ocho snacks de entrada, cinco platos, pre postre,  postre, y petit fours de cierre. El coste de este menú es de 46 € sin Iva (50,6 € Iva incluido), bebidas y café aparte.




Aunque disponen de una estupenda bodega, una de las ideas del grupo es intentar maridar nosotros los platos que nos indican en los locales donde vamos. Es un pequeño juego que nos divierte y con el que estamos entretenidos desde unos días antes del encuentro en la mesa.

Para esta ocasión decidimos escoger vinos de la D.O. Madrid. Como resultó algo complicado encontrar un vino dulce de esta zona, lo sustituimos por uno alicantino. 

Sabía del buen hacer de Enrique e Yvonne, aunque hacia tiempo que no los visitaba (demasiado). Él practica una cocina elegante, sin estridencias, donde la calidad del producto destaca por si misma. Ella dirige la sala con maestría, intentando que el cliente se encuentre realmente a gusto. Unimos esos dos conceptos y el resultado fue una gran experiencia gastronómica.


La fechas indicadas son los años de creación y que podremos ver a continuación entre paréntesis..

Snacks de entrada, que llegaron a la mesa acompañados de una copa de Champagne Bauchet Signature Brut ofrecido por Apicius para brindar por su aniversario. Uvas 80% Chardonnay y 20% Pinot Noir de viñedos Premier Cru de la región de Marne. Mínimo 36 mese de reposo en cava.


- Aceitunas al Negroni. El Negroni es un coctel preparado a base de ginebra, campari, y vermut rojo, aquí presentado en forma de gelatina en el interior de la aceituna.

(2.016) Cacahuete del Collaret . Crema de intenso sabor de este fruto seco de una variedad muy apreciada en Valencia, con tropezones en la base.

(2.008) Ceviche de futas y veduras . En textura de espuma, me gustó mucho.

(2.016) Melón al pil pil . Me gustó la textura del pil pil.


(2.015) Ensalada Waldorf, con base de cogollo, manzanas, frutos secos.

(2.016)Mochi de pomelo. Sorprendente en textura, cercana a la de las gominolas, y sabor. 

(2.008) Croquetas de queso . Muy suaves.

(2.015) Nuestro bocata de sofrito de atún con tomate. Me recordó a los "pepitos" clásicos de la cocina valencia, y que mi madre preparaba todos los años durante los días de Pascuas.


El servicio de pan venía acompañado de un estupendo aceite como es el Belluga, de Segorbe (Castellón). Un aceite realizado mayoritariamente con la variedad Serrana de Espadán.


Tras la introducción, continuamos con el nudo de esta obra. Llegan los platos principales...

(2.007) Carpaccio de presa ibérica, manzana, piñónes y parmesano . Carne sutilmente ahumada, una combinación de ingredientes que vence y convence.


(2.014) Tartar de bonito del Mediterráneo con ponzu. Aguacate, frutos rojos en gelatina y liofilizados, salinidad de las huevas... Uno de los dos platos que más gustaron, por los comentarios escuchados en la mesa. Ne encanta el pescado crudo, y disfruté muchísimo con este tartar. Matices continuos en cada bocado, rezas para que no se termine y puedas disfrutar de otra cucharada.



(2.009) Huevo de corral con crema de calabaza y castaña de agua (tubérculo utilizado principalmente en la cocina china). Nos preparó para lo que llegó a continuación.



Estos tres primeros platos que hemos visto anteriormente fueron acompañados por uno de los dos vinos elaborados con la variedad Albillo Real que probamos. 4 monos albillo 2.014, de la bodega 4 monos viticultores. Viñas viejas, ecológicas, de mas de 90 años, plantadas en Cadalso de los Vidrios. 10 meses de fermentación en cubas de 300-500 litros.


- (2.012) Merluza de pincho del Cantábrico, con "arroz" de acelgas. Punto de cocción optimo, Enrique lo acompaña de un falso arroz con acelgas, realizado con un tipo de pasta llamado puntalette, que le aporta la potencia que le falta en boca a este pescado y conseguir un plato muy equilibrado.


El vino escogido fue el segundo albillo. La Picarana 2.014 de Bodegas Marañones. Monovarietal . Uva procedente de cuatro parajes diferentes de la Sierra de San Martín, con antigüedad entre 30 y 70 años, cultivadas de forma ecológica. 10 meses de fermentación con sus lías en barrica de roble francés.


- (2.013) Pichón de Lombers, maiz, higo, y aceitunas. Si estupendo era el punto de cocción de pescado, el de la carne no le vino a la zaga. Tierno como la mantequilla, la reducción que lo acompañaba y la crema de maíz hacen que este junto al tartar justifiquen  por si solos visitar Apicius.


Para acompañar este plato de carne, un vino que completó la experiencia. Las Moradas de San Martín La Sabina 2.010, de la bodega del mismo nombre. 100% garnacha dela Parcela Montazo en San martín de Valdeiglesias. Crianza durante 14 meses en barricas nuevas y usadas de roble francés. Al terminar, se realiza el coupage y ensamblaje durante unos mese añadidos en depósitos. Se embotella sin clarificar, filtrar, ni sulfitar.


Postres. Llegamos al desenlace, después de un interesantísimo nudo, que te mantiene pegado a la mesa esperando con ansia lo que pueda llegar a continuación.

- (2.010) Ciruela, merengue y jengibre. Su misión principal es refrescar y limpiar papilas después de todo lo anterior.


- (2.011) Sobao de pistacho con chocolate blanco. Colofón al menú.


Maridamos los postres con este vino dulce alicantino. Mistela Vall de Xaló Giró. Bodegas Xalo D.O. Alcant, realizada con una Giró (Garnacha).


- Con el café llegaron los petit fours.




Una fantástica ocasión para conocer Apicius, sin ninguna duda. Un menú para disfrutar de la gastronomía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario