Samsha, espectáculo gastronómico, Valencia. Febrero 2.016

¡ OJO: ESTA ENTRADA PUEDE CONTENER SPOILERS !

Tenía mucha curiosidad por conocer el nuevo proyecto de Victor Rodrigo, por eso cuando me ofrecieron la posibilidad de disfrutar de su "espectáculo gastronómico" no me lo pensé dos veces.



Estaba citado a las 21:30 h. en la calle Periodista Ros Belda nº 4, donde se encuentra Samsha. Llego pronto, antes de hora. Me podía el ansia y las ganas, no lo voy a negar. 


Van apareciendo el resto de "espectadores". Digo bien, en Samsha no hay comensales, hay espectadores que obtienen su entrada previamente para poder asistir a la perfomance que ofrecen Victor y su equipo.

Si buscamos por Internet la definición de performance, nos encontraremos con lo siguiente: Espectáculo de carácter vanguardista en el que se combinan elementos de artes y campos diversos, como la música, el teatro, la danza y las artes plásticas. Algunos de ellos los podemos encontrar aquí, además de la gastronomía.

Una vez estamos todos, se abre la puerta del local y pasamos a una zona con sofás y mesas bajas previa al espacio donde se desarrollará después la cena.

Sale Victor, saluda a todos y comienza el espectáculo gastronómico. Aquí tomaremos los primeros bocados, lo que en un menú convencional serían los aperitivos. 

Los que conocemos la cocina de Victor, sabemos de su búsqueda del más difícil todavía, de su experimentación con texturas novedosas y su cocina molecular donde la química juega un papel importante. Ahora estira todas estas ideas como una goma elástica a límites casi imposibles, en una propuesta que incluye 250 elaboraciones distintas. Esto hace que su planteamiento inicial sea realizar solo dos espectáculos distintos al año.

Victor siempre se ha movido en el filo de la navaja de la modernidad culinaria. Ahora después de un año y pico de su participación en Top Chef y tras abandonar parte de ese lastre, vuelve a su incesante búsqueda de creatividad desbordada. Te puede gustar o no, el termino medio creo que no existe. Todo esto hace que su cocina no sea apta para todos los públicos, cosa de la que creo es consciente. Un consejo, amantes de la cocina tradicional abstenerse.


"Peces tropicales de ajo blanco y ajo negro, cebolla y camarón, y curry con violetas con un mar del Caribe con albahaca", "Chocolate salado de pizza", "Michelada nitro", "Taco de algas con helado de ostras", son algunas de las preparaciones que tomaremos en esta sala.

Pasamos al "patio de butacas", en este caso una mesa única en forma de U (para 16 personas) donde nos vamos sentando. La música urbana y el juego de luces te recuerda donde estás. Esta mesa tiene una superficie de 7 metros cuadrados y está realizada por una empresa azulejera de Castellón expresamente para Samsha.

Ante nuestros ojos, Victor y su equipo compuesto de dos personas más, crearan tres escenarios denominados El Bosque, Fluor, Arco Iris Dulce

El Bosque, para mi sin duda el mejor de los tres. Fantástica evolución de "La representación del boletus en su habitat"  uno de los platos con los que ganó el concurso Cocinero del Año en el año 2.012.

Ante nosotros sobre las losas de azulejo desnudas vamos viendo aparecer, en un trampantojo total, los diferentes elementos que componen un paisaje forestal donde casi nada es lo que parece: tierra, hojas, musgo,  rocas, piedras, ramas, etc. 




No voy a desvelar varias de las sorpresas que nos encontramos durante la ejecución de las diferentes puestas en escena. Pienso que no es lo adecuado, aunque aquí ya podéis ver algunas pinceladas. 

Una vez hemos esquilmado el bosque, se retira la primera capa de losas y ya estamos preparados para el segundo escenario...

Fluor, que se inicia al igual que el resto con Victor dando las primeras pinceladas. De concepto más rompedor que el anterior, la formulación de química inorgánica hace su aparición junto a la música de los "Chemical Brothers" sonando por los altavoces.

Mientras que El Bosque me encantó. tanto por su estética como por su capacidad de sorprenderme, este escenario lo encontré mucho más uniforme en todos sus componentes. La puesta en escena original, pero se me quedo algo corto gustativamente. Es lo que al terminar le comenté a Victor, que las propuestas habían funcionado de más a menos. 




Tras los dos escenarios saldos, llega su propuesta dulce para rematar esta obra en tres actos. Arco Iris dulce. Otra nueva puesta en escena con final sorpresivo.





Tras "bajar el telón" (en sentido figurado), volvemos a la zona de la entrada para rematar con un café. donde ya nos encontramos con un Victor más relajado que pregunta sobre aspectos y sensaciones de lo vivido durante estas más de tres horas que ha durado el show.

¿Cuanto cuesta? El precio de la entrada es de 80 €, que incluye un maridaje básico de vinos, cervezas o aguas compuesto de tres referencias cada uno de ellos. Además, existe la posibilidad de cambiar este maridaje por otros distintos pagando el suplemento correspondiente.

Yo ya te lo he contado en parte, el resto te toca descubrirlo cuando visites Samsha...


No hay comentarios:

Publicar un comentario