Restaurante La Mareta, el nuevo proyecto de Josep Quintana en Valencia

El cocinero Josep Quintana abre nuevo local en Valencia, en esta ocasión junto al Mercado de Ruzafa. He hablado últimamente  con Josep al coincidir en el puesto de venta de algas y setas de mi amigo Javier Morcillo en este mercado. Su propósito era practicar una cocina de mercado, de proximidad, muy mediterránea, con menú adaptado a lo que encontraba ese día en su visita a los puestos. Me picaba la curiosidad por visitarlo.


La Mareta se encuentra situado en la Plaza Barón de Cortes nº 22. Local pequeño, con 4 o 5 mesas solamente. En esas noches de verano se puede comer o cenar en la calle, que es donde reservamos. Mesas vestidas con mantel y servilleta de tela, detalle interesante que se está perdiendo en algunos locales.


Trabaja con varios menús, uno especial para mediodía y el resto para ambos servicios. En la carta encontramos unos 10 platos aproximadamente, donde tu puedes elegir alguno de ellos para la composición del menú y el resto son a gusto del cocinero. En la siguiente fotos podemos ver esto y sus precios.


Además, en el horario de 12 a 13 h. y de 19 a 21 h. dispone de una carta específica de tapas con opciones como cornete de guacamole con anchoas, mini bikini de rúcula con cecina y parmesano, o steak tartar. entre otras.

Seleccionamos el denominado "La Mareta Gran", que consta de cinco platos y postre de los cuales nosotros elegimos tres.

- Servicio de pan.


- Melón "Vicentín" con caballa confitada a la vainilla, gelatina de Angostura y Codium


- Burrata con remolacha encurtida, sardina de bota y salsa pesto. Sabroso el encurtido casero de la remolacha. Fue lo único emplatado al centro.


- Ensalada de "capellanet" (bacaladilla seca) a la llama con sandia.


- Calamar relleno de boletus de verano, roquefort, y uvas. Muy bueno de sabor. Por unanimidad fue el plato, junto con el postre, que más gustó.


- Bacalao con lechuga de mar y puntos de romescu


- Higos de temporada gratinados con helado y frutos rojos. Un postre muy sabroso. Estupendo final de menú. 


Me resultó interesante la presencia de fruta fresca en 4 de los 6 platos. Una cocina de temporada,  habrá que estar al tanto de sus propuestas en cuanto pase el verano. No en vano está situado frente a una de las dos despensas más grandes de la ciudad.

1 comentario:

  1. Buen post. Habrá que visitarlo a la vuelta del verano. El concepto recuerda al local previo de Quintana, el Anerea.
    Un saludo

    ResponderEliminar