Restaurant Blanqueries, Valencia. Menú ejecutivo.

Fecha de la visita: 02/11/2.013 sábado.

Puente de Todos los Santos en la ciudad, decidimos conocer este local de reciente apertura (julio 2.013) del cual me habían hablado algunas personas de confianza y tiene buenas reseñas por la red.



Situado, como su nombre indica, en la calle Blanquerias dentro del Barrio del Carmen y cercano a las Torres de Serranos. Ocupa el local donde anteriormente estaba el restaurante La Tacita de Plata. En cocina encontramos a dos jóvenes chefs, Guillermo Pérez y Rubén Navarro, que han recorrido en su aprendizaje varias de las cocinas importantes del país y que hasta esta nueva etapa estaban en el conocido restaurante Mar de Avellanes, también de Valencia.



Local luminoso, como me gusta, donde la luz entra a raudales por los amplios ventanales que dan a la calle. Las paredes blancas ayudan a esta sensación de luz. El espacio entre mesas es bastante amplio.


El vigilante sobre nuestra mesa...


Servicio atento y amable destacando la dirección en sala de la joven, aunque me pareció sobradamente preparada, Esther Jabaloyas  (Ca Sento, Trencadis, Lienzo, Mar de Avellanes). La carta de vinos con precios bastante ajustados, de los que no te importa pedirte un vinito para comer.

Además de trabajar con tres tipos de menús, disponen de carta. Esta última se está perdiendo en muchos de los locales en su intento de rebajar precios para no perder clientela. Con lo que respecta a los menús, todos los mediodías ofrecen el “ejecutivo” al precio de 19 €. Por la noche disponen de “menú blanqueries” a 19 € (lunes a jueves) y “degustación “ (viernes y sábado) a 26 €. Cierran domingos. En su página web se puede encontrar cumplida información de su carta, menús, y muchas otras cosas.

Llegamos pronto, tal y como nos gusta, siendo los primeros clientes. Al terminar estaba el local totalmente lleno. Optamos por el menú anteriormente citado que consta de aperitivo, tres entrantes a compartir, plato principal (pescado, carne o arroz a elegir), postre (a escoger entre tres opciones), pan, una bebida, y café. El precio es con IVA incluido.

La composición del menú , tal y como podemos ver en la  foto a continuación, fue la siguiente:


Aperitivo: Chupito de salmorejo y croqueta de boletus. Llegan con el pan, del que disponen de tres clases donde poder elegir.



Entrantes:

Ensalada de tataki de bonito con sésamo y soja. Mezclum de hojas verdes con tomate y bonito. Como detalle aunque llegó para situar en el centro, nos lo sirvieron de forma individual.


“Merendola” de foie, acompañada de mermelada de pera y panecillos dulces. Una suave crema de foie con unos taquitos de jamón y cebollino, el pan llega dentro de una bolsa de tela simulando las que en otros tiempos se utilizaban para ir a los hornos.


Triangulo de boletus y carabineros. Con forma de Samosa, típica de la cocina hindú. Elaborada con pasta brick rellenada y después frita.


Plato principal:

Arroz meloso de pollo, conejo, caracoles y boletus. Buen punto de arroz y de sabor. Gustó bastante.


Lomo de bacalao confitado con ravioli de pisto y contrates. Servido con una muselina de ajo por encima y con dos raviolis de tomate con verduras en la base. Buen punto de cocción y muy sabroso. Lo mejor del menú.




Postre:

Pastel de queso. Porción de queso con fruta en macedonia sobre una crema ligera.


Calabaza asada con frutos garrapiñados. Acompañada de helado.


Café.


Para terminar nos ofrecieron una copa de licor. Entre varias opciones, por recomendación de Esther, una mistela de Turís bien fresquita.


Para beber, además de la bebida que entraba en el menú (en nuestro caso pedimos agua mineral y cerveza) tomamos una botella de un vino blanco que nos gusta bastante y que tienen en carta al precio 14 €, cuando en tienda se encuentra sobre 9 €. Mestizaje blanco de Bodegas Mustiguillo, coupage de uvas Merseguera, Viognier, y Malvasia.  Un vino fresco, cremoso y con volumen, notas frutales, llenando la boca con golosidad.


Buenas sensaciones al terminar y con intenciones de volver en un futuro a comprobar su evolución.

No hay comentarios:

Publicar un comentario