Suma Restaurante, Valencia. Menú degustación del 23 de abril al 5 de mayo.

Tengo que reconocer que me estoy volviendo adicto a este restaurante. Tres visitas en seis semanas, por algo tiene que ser. Recordando el comentario expresado en una anterior entrada acerca de este local... Nos gusta por su cocina, por su servicio, por su muy buena RCP...y además lo tenemos cerca de casa por lo que vamos andando y no hay que preocuparse por los puntos del carnet. Hoy hubiera sido imposible conducir, como luego podréis observar si continuáis leyendo.



No me voy a extender ahora en aspectos como donde está situado o descripción del espacio, etc., esto se encuentra en las dos entradas anteriores.


Como en anteriores ocasiones nos recibe Gonzalo Parras, su jefe de sala. Por lo que hemos podido observar en nuestras visitas, un gran profesional con muchas tablas y experiencia a sus espaldas. Nos sitúa al lado de la cocina, como en la anterior ocasión. Comentamos el menú, dejando el maridaje de los platos completamente en sus manos. Como dicen en cierta cadena de electrodomésticos "Yo no soy tonto" (al menos eso creo) y me dejo llevar totalmente por los que saben. Tomaré cerveza, un mundo del que tengo que reconocer mi casi completa ignorancia y estoy empezando a disfrutar. También  saludamos a Jorge Bretón, controlando a todo el personal de cocina a pie de fogones.


Los conocidos chips de yuca y plátano.


Aperitivos: Gyoza de rabo de buey, Salpicón de pulpo, y Mejillones con sabayón de hierbas. Lo mejor para nosotros, sin duda, los gyozas. Sabrosísimos.


Primera cerveza del maridaje. Una novedad casi en primicia, la Amstel Radler. Cerveza de baja graduación con zumo natural de limón, ideal para el verano. El Radler es una mezcla de cerveza con limonada o soda, muy demandada en los bares alemanes.


Primera entrada fría: Atún marinado con espárragos verdes y blancos. Plato de primavera. Sobre un fondo de crema de espárragos blancos muy suave, unos taquitos de atún marinados (pensamos que con soja, de ahí su color más oscuro), con láminas de esparrago verde y trocitos de blanco (nada fibrosos). Un plato agradable, fresco, fácil de comer.


Para este plato, el maridaje consistió en una sidra de manzana. Strongbow es la marca de “Cider” más consumida en el Reino Unido. Con 5 % de alcohol, está producida a partir de la fermentación del zumo de esa fruta.


Segunda entrada caliente: Huevo asado a baja temperatura con crema de alcachofas. Este plato nos encantó. Fantástica la crema de alcachofas y el huevo con su yema casi líquida.


Siendo la alcachofa difícil de maridar llega a la mesa, como propuesta, otra sidra inglesa en esta ocasión de pera. Conocida de la anterior visita, su nombre es Bulmers y aguantó el tipo perfectamente.


Plato principal a elegir entre dos opciones posibles. Como nos apetecían ambos, Gonzalo nos ofrece servir media ración de cada uno. Perfecto.

Arroz meloso de langostinos. Denso, concentrado de sabor.



En este plato voy a realizar un pequeño juego: un duelo entre un vino blanco Chardonnay de Navarra y una cerveza Doppelbock alemana, la Paulaner Salvator. De color ámbar oscuro, cobrizo, posee un aroma intenso a malta, cereales,  y tostados. Potente entrada en boca, su contenido alcohólico es de casi 8º. Fabricada en Munich siguiendo  casi por completo la receta original de 1.773 de los monjes paulinos. Históricamente la denominación doppelbock siempre ha estado ligada a cervezas fuertes, tostadas y con un punto de dulzor. Tomada principalmente en la época de la Cuaresma, los monjes la utilizaban como “pan líquido” en tiempos de ayuno cuando los alimentos sólidos no se permitían. Que listos eran los monjes.



El ganador, por goleada, del duelo vino/cerveza en este caso fue la segunda. Continué con ella para la carne.

Carrilleras de ibérico con puré de calabaza. Muy tierna.


Postre: Cremoso de chocolate con albaricoques y ensalada de frutos rojos. Goloso.


Y no estaba todo terminado, todavía había más. Quedaba el fin de fiesta del maridaje de hoy. en el postre aparecen dos cervezas belgas tipo Lambic. Consumidas ampliamente en Bélgica, muchas veces aparece como ingrediente de platos de su cocina. Las Mort Subite Xtreme de Fresa y de Frambuesa. Con 4,3 º de alcohol, tras su fermentación son maduradas en barricas de roble. Posteriormente se le añade la fruta para obtener su característico sabor.


A diferencia de las cervezas convencionales, que se fermentan por cepas de levaduras cultivadas, en las lambic se produce por fermentación espontanea. El mosto se deja expuesto al aire libre para que ocurra este proceso.

Petit Fours, que llegaron con el café.


Poco me queda por añadir después de la cata de cervezas con que me ha deleitado Gonzalo. Solo darle las gracias por su atención y comentaros que ya tenemos planificada la siguiente...

1 comentario:

  1. Soy sumiller y me encantaría poder enfrentarme con los vinos adecuados a esas cervezas. La goleada se quedaría ridícula. Es muy facil ganar a una mediócre selección de vinos, con cervezas de medio pelo. Debemos recordar quien paga los gastos de ese restaurante.

    ResponderEliminar