Pastel de pollo y cebolla caramelizada.

Revisando recetas de Canal Cocina, encontré una que utilizaba pasta brick para preparar una especie de tarta de pollo. Como me quedaban unas hojas por utilizar de cuando preparé las samosas de bacalao, era una forma de terminar de gastarlas. Además, la receta utiliza el pollo que se hervido previamente con verduras. Curiosamente, también tenía  en la nevera una olla de caldo de pollo que había preparado un par de días antes con dos cuartos traseros de pollo. Ya tenía la mitad del trabajo hecho. Esta es mi versión cambiando un poco los ingredientes de la receta.


Ingredientes:

2 cuartos traseros de pollo.
1 cebolla grande.
Verdura para acompañar al pollo mientras se hierve.
Azúcar para caramelizar la cebolla.
6 hojas de pasta brick.
Frutos secos, por ejemplo nueces o avellanas. También un par de dátiles troceados si tenemos en casa.
Perejil (prescindible, aunque yo lo puse por la receta original).
3 huevos.
Sal, pimienta, y especias.
Un chorrito de nata líquida.


Elaboración:

En una olla grande ponemos los cuartos de pollo y verdura para hacer un caldo (puerro, zanahoria, nabo, etc). Añadimos sal. Cubrimos con agua y lo ponemos al fuego a hervir durante unas dos horas aproximadamente a fuego suave. Este caldo lo podemos pasar por un colador y una vez frio congelarlo para utilizar en otras recetas.

Mientras preparamos el caldo, cortamos la cebolla en juliana y la ponemos en una sartén a pochar con fuego muy suave. Cuando empiece a ponerse transparente, añadimos varias cucharadas de azúcar y una pizca de sal. Lo mantenemos a fuego muy suave removiendo de vez en cuando para que tome color y quede caramelizada y muy blandita. Yo utilizo un pequeño truco... además del azúcar le añado a la cebolla un par de cucharadas de caramelo líquido.


Una vez tengamos el pollo, lo desmigamos y ponemos en un bol. Agregamos el perejil, la cebolla caramelizada, los frutos secos troceados, los huevos batidos, y la nata líquida. Salpimentamos y añadimos las especias que nos gusten, en mi caso comino molido, y una pizca de curry. Mezclamos todo bien. Ya tenemos el relleno de nuestra tarta.



Tomamos el molde de tartas y lo untamos bien con mantequilla para que nos se nos peguen los bordes. Untamos nuestras hojas de pasta brick, y colocamos tres en el fondo del molde formando una especie de pétalos de flor. Añadimos otra hoja en el fondo y echamos nuestro relleno. Tapamos con la parte superior de las tres hojas que hemos puesto primero, y colocamos otra hoja por encima cerrando el pastel.




Lo colocamos en el centro del  horno, precalentado a 180º, durante una media  hora. Un truco para que no quede la parte superior muy tostada es colocar una hoja de pasta brick por encima del pastel, que es la que se quedará mas tostada. Yo la tuve 20 minutos, y la retiré los últimos 10 para que no quedara muy blanca la que sería la parte superior del pastel pero tampoco muy tostada. Como había quedado casi sin color tostado, a la hora de servir le dí un golpe de calor de 3 minutos con el grill de horno. La pasta brick queda muy crujiente.



Buen provecho !!!

1 comentario: