Excursión a las Fuentes del Algar, en Callosa d’en Sarrià, y al Castell de Guadalest.

Sábado Santo, sale un día bastante bueno después de las últimas jornadas de lluvia y decidimos salir a pasar el día fuera de casa. Preparo unos sándwiches y nos encaminamos hacía esta zona de Callosa y Guadalest, en la provincia de Alicante, a menos de hora y media de casa por carretera.



Había leído en internet sobre estos lugares y sabía que gracias al turismo de masas de la cercana Benidorm (15 Km.), entre otras cosas, que nos podíamos encontrar.

Las Fuentes del río Algar es un paraje cercano al pueblo de Callosa, en la carretera entre esta población y la de Bolulla. Es un trozo de la ribera de este río en una zona donde se forman  varios saltos de agua  y piscinas naturales, llamadas Tolls. En verano se puede tomar el baño en estas piscinas. El conjunto es un paraje bastante bonito de ver.

Al llegar, lo primero que nos encontramos es un parking donde está la oficina de Turismo a unos 500 mtrs. de la entrada a las Fuentes. A continuación siguiendo la carretera hay varios restaurantes donde te ofrecen aparcar y te indican que son vigilados, pero son de pago. Solo son gratis si comes en sus locales. Como llevábamos la idea del picnic, sabía que había una zona para comer  al fondo del camino cerca de dos parkings públicos no de pago, pero estaban cerrados y la zona de picnic no la encontramos, con lo que nos tomamos los sándwiches al volver en el coche. Me extrañó (por decirlo de forma suave) lo de los aparcamientos gratuitos cerrados, punto negativo para quien corresponda. La única opción era pagar por aparcar para estar cerca de la entrada, o dejarlo donde lo hicimos nosotros.

La primera sensación que me viene a la cabeza es que está montado como un gran negocio turístico, que termina desvirtuando la belleza de la zona. La entrada a lo que es la visita al río está al final de un restaurante, que tienes que cruzar por dentro para ir a la taquilla !!! 

Llegamos a la taquilla, después de pasar por entre la gente comiendo. 4 € los adultos y 3 € los niños. Lo primero que nos encontramos es la cascada más grande de la zona,  llamada la Cascada Principal, que termina en el Toll de la Caldera.


Desde aquí hay una escalera que remonta los varios metros de altura, y enlaza con una senda que conecta con toda la zona alta de la ribera del cauce donde están el resto de tolls y la otra cascada existente hasta llegar a un punto donde ya no se puede pasar y hay que regresar por lo andado anteriormente.

 


La Cascada Principal y el Toll de La Caldera

Tolls del Baladre y de la Presa

Toll de la Figuera

La Playa de Tribu

Parte final, a la que no se puede acceder.

Continuamos nuestra excursión a continuación hacia el pequeño pueblo de Guadalest, a unos 15 km. de Callosa.


Es una población pequeña (menos de 300 habitantes) pero fundamentalmente turística y muy conocida por el pintoresco castillo que domina todo el valle del mismo nombre. Como dice la Wiki...

Gracias al carácter turístico que el municipio ha tomado en los últimos años, un gran sector de la población depende de los servicios, en especial de la hostelería, del comercio de marroquinería y souvenirs  y de los variados museos. Una mínima parte de los habitantes de Guadalest se dedica aún a las tareas agrícolas, especialmente, las relacionadas con los productos de secano.

Lo del carácter turístico lo podemos apreciar al observar que los bajos de todas las casas son negocios, bares, tiendas, museos, etc.



Los museos de la ciudad son muy peculiares:

§  Museo de Belenes y Casas de Muñecas.
§  Museo de Instrumentos de tortura.
§  Museo de Microminiaturas.
§  Museo de Saleros y Pimenteros: 20 000 saleros y pimenteros.
§  Museo Etnológico de Guadalest.
§  Museo Microgigante, de miniaturas y esculturas gigantes.
§  Museo Municipal Casa Orduña. Casa  del siglo XVII de esta familia nobiliaria.
§  Museo Colección de Vehículos Históricos Valle de Guadalest .


A la parte alta de la ciudad se accede a través de la puerta del castillo, y podemos ver a la derecha el campanario de la iglesia enclavado en la cima de un risco.

 


Puerta del castillo desde el interior

En la parte alta de la ciudad encontramos que son tres calles, la plaza, y poco mas. Se pueden observar bonitas vistas del pantano de Guadalest.

Plaza de San Gregorio

Plaza de San Gregorio y Castillo

C/ De la Iglesia

Pantano de Guadalest

Pantano de Guadalest

Luego de pasear un rato por sus calles, tomamos el camino de regreso a casa.

Como resumen, bonita excursión para hacer en un día, aunque el afán turístico desluzca un poco los lugares visitados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario